« Ciudadanos resucita a Montesquieu | Inicio | Carmen Calvo: feminista supremacista »

sábado, 15 diciembre 2018

Comentarios

Fuente Puedes seguir esta conversación suscribiéndote a la fuente de comentarios de esta entrada.

Mariló Montero es la figura aquella, inolvidable, que objetó una donación de hígado porque el donante había sido delincuente, temiendo consecuencias negativas para el receptor. O sea, un grado de estulticia "cum laude".

Y hablando de grados, el grado menos uno, -1, de la escritura, debe ser sacar cada día a Pablo Coletas porque se dice que hizo un trabajo para el gobierno de Venezuela, y cobró por él, como es natural, y no sacar NUNCA, ningún día a los dirigentes de los partidos que apoyan la venta de armas a Arabia Saudí para que el carnicero que allí preside masacre civiles en Yemen.

Esto no lo vio Pérez Henares, un denigrador profesional de Podemos, tan fiable como Goebbels hablando de los hebreos. Ah, que los vio allá juntos, a Maduro y a Pablito! Jó, qué delito, debería denunciarlo en la Audiencia Nacional, el avinagrado y parcial Henares.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
El comentario no se ha podido publicar. Tipo de error:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

Tus datos

(El nombre es obligatorio. La dirección de correo no aparecerá en el comentario.)

Crónicas Bárbaras

Mi foto

TRADUCTOR

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

enero 2022

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Crónicas Bárbaras