« Indigenistas contra Colón | Inicio | Peligran las inversiones »

miércoles, 14 noviembre 2018

Comentarios

Fuente Puedes seguir esta conversación suscribiéndote a la fuente de comentarios de esta entrada.

A un señor juez se le presupone responsabilidad especial y respeto ejemplar a los ciudadanos. Es una institución, un cargo público. No los ha tenido. Ha vejado estúpidamente, y calumniosamente, a Irene Montero, una política con proyección pública y con dignidad incrementada de ser electa. El juez se merece el palo que le han dado y mucho más.

Sólo desde una gran falta de criterio se puede comparar esto con Valtonyc, un vulgar rapero que berrea para minoritarios punkies. O con Cassandra, que se limitó a poner un oscuro tuit que no vió casi nadie, salvo cuando le dieron publicidad los neofranquistas. El juez, al contrario, publicaba en una revista de difusión pública para su estamento. Degradando la dignidad del propio estamento.

Por fortuna, los tribunales han demostrado tener el buen criterio que le falta al cronista.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Mi foto

TRADUCTOR

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

septiembre 2022

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30