« ¿Se desinfla Podemos? | Inicio | España ya es monárquica »

martes, 27 junio 2017

Comentarios

Fuente Puedes seguir esta conversación suscribiéndote a la fuente de comentarios de esta entrada.

Lo de Javier Marías es una pequeña muestra de cómo, cada vez más, existe una censura neopuritana, que pretende machacar a cualquiera que disienta del credo biempensante.
Como niño nacido en 1970, me crié con los poemas televisados de Gloria Fuertes; tal como dice al blogger, ingenuos y bondadosos... y divertidos. Realmente una buena y feliz forma de acercar la poesía a los niños, que mis hermanas mayores recuerdan mejor que yo.
Independientemente de ello, su calidad literaria no era grande: rimas fáciles, en las que se buscaba más el fondo que la forma, y una forma más divertida que correcta o académica, dirigidas a un público infantil: necesariamente sencillas. Pero, entiendo, no era el objetivo de la autora pasar a la posteridad como gran poetisa, sino otro.
El motivo oculto que explica el blogger me cuadra con la tendencia feminazi actual: si non é vero, é ben trovato. Ignoro si la autora era o no lesbiana, pero eso lo considero irrelevante a efectos de su recuerdo público.

Pero repito, independientemente de otras consideraciones, la caza a que ha sido sometido J.Marías se ha de sumar a la lista de micro-infamias recientes, por parte de los censores de lo biempensante.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Mi foto

TRADUCTOR

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

septiembre 2022

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30