« Desastre español | Inicio | Ágora, futurismo según Amenábar »

sábado, 17 octubre 2009

Comentarios

Fuente Puedes seguir esta conversación suscribiéndote a la fuente de comentarios de esta entrada.

Hitler nunca debió salirse de la Sociedad de Naciones. En lugar de eso, debió haber impulsado una resolución de la misma para crear la figura jurídica nueva de "incitación al odio ideológico", entendiendo por tal cualquier oposición, denuncia o visión negativa del nacionalsocialismo.

No quiero ni pensar lo que pasará cuando consigan la mayoría demográfica en Europa, algo que al ritmo actual se producirá en cuatro o cinco décadas a lo sumo (incluso antes en algunos países como Francia). Creo que eso está cantado, es irreversible, y me atrevo a decir que no van a necesitar siquiera conseguir esa mayoría: la sociedad occidental, lo que quede de ella, se desmenuzará como una masa de hojaldre.

A su comisario político particular, ese que ronda por aquí a todas horas sabe Dios por qué extraña obsesión, le encantará.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Mi foto

TRADUCTOR

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

septiembre 2022

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30